jueves, 10 de mayo de 2012

LA DONCELLA INCONQUISTABLE


Pintura de Ernest Descals

La doncella inconquistable.

“Desde la cima se vislumbra el final de nuestros días de gloria, nacidos para volar por cielos de sangre y fuego. Nuestras hazañas perecerán en el tiempo, nuestra gesta no prosperará.      El oráculo de los dioses fue implacable; ya solo resta caer. No obstante, nadie podrá argüir que fui un cobarde, pues he sido capaz de hacerlos temblar, de acariciar la victoria. La Historia recordará mi nombre”.

Estos pensamientos retumbaban en la cabeza del general cartaginés Aníbal mientras hablaba con elefantes muertos a las puertas infranqueables de Roma, doncella a la que hacía tiempo que cortejaba y a la que nunca pudo conquistar.

Autora: Vanessa Navarro Reverte.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

2 comentarios:

  1. Definir Roma como doncella inconquistable es para mi una de las mejores acepciones que he leído sobre esa ciudad. Me conmueve visualizar la escena frente a los elefantes caídos. Hermoso y triste a la vez, como lo es la Historia. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  2. Leer un comentario así de una persona tan conocedora y amante de la Historia como materia es más que un halago. Muchas gracias, hermoso,otro beso para ti, me alegro de que te gustara. Siempre supe que Aníbal saldría en alguno de mis textos, de un modo u otro.

    ResponderEliminar

Exprésate, ¡tu opinión es importante! No hay captchas ni moderación.Bienvenido/a.