jueves, 25 de noviembre de 2010

POSESIVIDAD

-->
NOTA: A todos los lectores que llegan a esta entrada a través del "Ojo de Sauron", también tenéis relatos de Fantasía en este blog:
 Besides, you can read the Fantasy oneshot THE GODDESS .


 Primero pensé que eras
el ojo de Dios,
presencia reconfortante
que me guiaba por los caminos correctos.
Me sentía protegida
bajo tu inexorable vigilancia.
Luego empecé a dudar…
¿no es demasiada atención?
Y pasé a pensar que eras
el ojo del Gran Hermano
metiéndose en mi intimidad,
ahogando los resquicios
más ocultos de mi ser, de lo que yo era,
moldeándome como arcilla en tus rudas manos.
Ni un segundo de descuido te permitías,
me permitías. Vivía en una jaula eterna.
Ahora sé que eres
el ojo de Sauron,
una malevolencia
que aterra mis noches y mis días,
que ruge por mi posesión
o la toma por la fuerza.

¿Cómo has podido cambiar tanto?

Me equivoqué: tú no has cambiado.

El monstruo siempre estuvo allí;
es mi ojo el transformado. 
Autora: Vanessa Navarro Reverte

14 comentarios:

  1. Un muy interesante escrito que nos muestra los disfraces que en ocasiones nos vestimos, tendremos que ser cautos y desenmascarar al monstruo antes de que actue.
    Un abrazo Vanesa.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno chiki, me encanta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Tiguaz, en efecto, a veces lo que es en verdad peligroso es engañarnos a nosotros mismos y consentir o justificar acciones de otros que nos perjudican en nombre del amor o de la idea de que nosotros podremos cambiarlos y convertirlos es criaturas celestiales. Las semillas del maltrato se ven muy pronto, comienzan con cosas como estas y hay que abrir bien los ojos para evitarlo.
    Gracias por tu comentario, tus visitas siempre son muy apreciadas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, guapa, me alegro de que te gustara, es un tema serio tratado quizás desde una óptica no muy habitual.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Uy, me fue dando más pena a cada verso que avanzaba. Me gusta el final: es mi ojo transformado!!! Besossss. M

    ResponderEliminar
  6. Mara, es un honor que pases por aquí, sí, es un poema duro . El final es una aceptación de lo que estaba allí desde el principio.Besos también para ti.

    ResponderEliminar
  7. Lo que más me fascina de este es la capacidad de transmisión de la terrible historia exterior e interior solo a partir de la descripción de la mirada. Alguien que mira como lo miran, es muy duro, es verdad. Por algo una peli se titula también "te doy mis ojos", que es lo que nunca hay que dar. Un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Madelyne,

    Ese albedrío de conducir la pupila para ver lo que pretendemos. Virar hacia donde el camino parece menos escabroso y caminar, caminar, hasta toparnos con el final, y descubrir el amargo sabor de un desnudo aparentemente inadvertido; el olor a pólvora de la bala recién disparada…

    El cierre me parece espectacular, de tono filosófico, y hasta resignado.

    Un placer visitarte.
    Patricia

    ResponderEliminar
  9. Alba, gracias por tu comentario, pretendí explicarlo usando un único motif, un punto de vista determinado y limitado. Y, en efecto, es un poema duro, acorde con el tema que toca.
    Besos, siempre es una alegría saber de ti.

    ResponderEliminar
  10. Patricia, magnífico comentario, has desnudado la esencia del poema.
    Me alegro de que te haya impactado el final, es un honor.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Realmente un poema fuerte. Una de esas creaciones que nos revelan esa parte que ocultamos los seres humanos y que desafortunadamente sale a relucir frente a los seres que en realidad amamos. Es de apreciar en el texto no sólo la profundidad con la que se trata el tema, sino la maestría con la que se concatenan las palabras, el equilibrio y el ritmo de cada una de las frases que lo constituyen. Felicitaciones.
    Jesùs David Buelvas

    ResponderEliminar
  12. Jesús, gracias por tu magnífico comentario, disculpa la tardanza en contestar. Me alegro de que te gustara.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Cuando cada cinco días muere una mujer en manos de un monstruo ¿quien se atreve a decir que quien te ama te hará llorar? Es mentira quien te hace llorar no te ama.
    Es bueno tener buen ojo para verlo antes de que aparezca del todo, sin remedio.
    Eso es lo que destacas en tu poesía, la necesidad de ver al monstruo, detectarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Jesús, tienes mucha razón en lo que dices. Y, en efecto, el propósito último de este poema es el de abrir los ojos antes de que sea tarde. Un placer que me visites. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar

Exprésate, ¡tu opinión es importante! No hay captchas ni moderación.Bienvenido/a.