lunes, 23 de agosto de 2010

MICRO: EL QUE VIGILA


Yo soy el que vigila en Johannesburgo.
Me llamo Yussuf, un afable café au lait, es decir, tengo sangre negra, pero mi piel es pálida. Por suerte soy demasiado joven para haber vivido el apartheid, pero las cosas distan de estar tranquilas por estas tierras. De que todo sea lo más seguro posible nos encargamos mis compañeros y yo. Pertenecemos a una empresa de vigilancia con cámaras de seguridad que sirven para defender la antigua zona europea de posibles intrusos. Desde la central observamos las idas y venidas de las gentes de allí y, lo más importante, impedimos que entren extraños.
Hoy ha venido una cadena de televisión para hacer un reportaje, así que, por una vez, los grabados somos nosotros.Llevo todo el día fingiendo una media sonrisa.
Me siento vigilado. Y no me siento más seguro.

Autora: Vanessa Navarro Reverte.

lunes, 16 de agosto de 2010

UN NUEVO JUEGO DE CINE Y LITERATURA

Este nuevo reto ha sido pergeñado por mi querida amiga Mercedes, que hasta el momento ha descifrado casi todos los anteriores enigmas. Gracias por mandármelo y por dejar que lo use.

Pistas:

1. Una comedia de los años 80, fruto de un director conocido y reconocido.
2. Ciertos enredos familiares y sentimentales son la base del argumento de la película.
3. Uno de los personajes regala un libro de poemas para intentar conquistar a una chica y le recomienda en especial uno, que luego ella recita.
4.El autor de estos poemas, importante figura del siglo XX, fue no solo poeta, sino también crítico, pintor, ensayista y dramaturgo.

Buscamos:
1. Nombre de la película y del director.
2. Nombre del poema recitado y de su autor.

Suerte a todos.

viernes, 6 de agosto de 2010

AGUA Y PLATA DE CAMPANAS

"Catedral de Salisbury vista desde el río", de J. Constable

"Serpientes de agua 2",de G.Klimt


Quién fuera la estela de un barco

que fondea en los puertos sajones,

brisa calma, aire huracanado

que barre costas y peñascos;

voces de aves insulares

que permanecen sostenidas

en amaneceres helados.


O lengua del agua oscura

que rodea tu morada

y deslumbra y canta en el dorado

pálido de un crepúsculo

anudado

a ciudades sombrías,

casas sin persianas.


Qué pena no ser plata de campanas

ni tañido con olor a estaño,

claroscuro que acompañe al atrio

o colores de vidrieras esmaltadas.


O altura controlada en los tejados

para admirar la catedral bordada

con los hilos delicados de los años.


A veces imagino

que puedo ser sirena

que seduce y danza en los desvanes;

puedo anclarme en tu cabeza,

puedo hacer que me reclames,

que enloquezcas por mi olvido,

que me digas cuando llames:

“Cuando duerma en Inglaterra

siempre soñaré contigo”.


Autora: Vanessa Navarro Reverte. Tldr.

Es el último fragmento del poemario "Cuando duerma en Inglaterra", pero en realidad fue la semilla.