domingo, 24 de junio de 2012

LA DIOSA



LA DIOSA

Aquello no era un asesinato, en el sentido estricto de la palabra; era un acto de fe, de justicia, de necesidad. Fe en la divinidad, que exigía sacrificios para conservar la pureza del pueblo; justicia hacia la familia Lambda, que había sido ultrajada con el nacimiento de la mestiza; necesidad del grupo, pues el advenimiento de la diosa estaba próximo y cualquier mácula entre los elegidos podía impedir que su glorioso destino se cumpliera.


Deberían haberlo hecho tiempo atrás, cuando la madre parió a la niña de ofensivo pelo rojo e iris color mar. ¡Qué insulto entre aquellas canas y miradas grises! Pero la redención ahora teñía sus manos.

Aún no se había enfriado el cadáver cuando la diosa apareció. Un escalofrío recorrió la espalda de todos al contemplar cómo centelleaban los cabellos de fuego y el azul de sus ojos los juzgaba culpables.

Autora: Vanessa Navarro Reverte
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado. Sobre todo los cabellos de fuego de la diosa; ¿eres tú entre tantas miradas grises que nos rodean? un beso

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te gustara y gracias por el piropo, eres un encanto, besos, guapetón.

    ResponderEliminar

Exprésate, ¡tu opinión es importante! No hay captchas ni moderación.Bienvenido/a.