sábado, 26 de noviembre de 2011

VÍDEO FORUM 10: ROBERT FROST

Pocos poetas han unido de una forma tan lograda la profundidad y la sencillez. Versos tradicionales y paisajes naturales se unen a cuestiones esenciales e inquietantes en la obra de Robert Frost. 
Os dejo dos poemas: el popular "The road not taken" ("El camino no tomado"), recitado por el propio autor y otro texto menos conocido pero que es de mis favoritos: "The draft horse" ( "El caballo de tiro"). Espero que os gusten.






EL CAMINO NO TOMADO
Dos caminos divergían en un bosque amarillo
Y pesaroso al no poder viajar por ambos
Y ser un solo viajero, largo tiempo me detuve
Y escudriñé uno tan lejos como pude
Hasta donde se perdía entre la maleza.

Luego tome el otro, también ameno y llano,
Y dotado quizás de mayor atractivo,
Por su pasto suave que pedía ser hollado,
Aun cuando los que por allí pasaran
A los dos habrían gastado del mismo modo.

Y ambos esa mañana yacían igualmente 
Hojas que ningún pisada  había ennegrecido.
¡Oh! Seguí el primer camino un día más!
Aun sabiendo como un paso sigue a otro paso,
Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
En algún lugar, dentro de muchos años:
Dos caminos divergían en un bosque, y yo
Yo tomé el menos transitado,
Y eso ha hecho toda la diferencia.

 THE DRAFT HORSE

With a lantern that wouldn't burn 
In too frail a buggy we drove 
Behind too heavy a horse 

Through a pitch-dark limitless grove.


And a man came out of the trees 
And took our horse by the head 
And reaching back to his ribs 
Deliberately stabbed him dead.


The ponderous beast went down 
With a crack of a broken shaft. 
And the night drew through the trees 
In one long invidious draft.


The most unquestioning pair 
That ever accepted fate 
And the least disposed to ascribe 
Any more than we had to to hate,


We assumed that the man himself 
Or someone he had to obey 
Wanted us to get down 
And walk the rest of the way.

EL CABALLO DE TIRO

Con una linterna que no alumbraba
conducíamos una frágil calesa
Detrás de un caballo muy pesado
A través de un oscuro bosque  sin límites .

Y un hombre salió de los árboles
Y tomó nuestro caballo por la cabeza
Y buscando sus costillas
Deliberadamente lo apuñaló hasta matarlo.


La bestia cayó pesada
Con un chasquido de  eje roto.
Y la noche se dibujó a través de los árboles
En un largo y odioso bosquejo.


La pareja  que aceptó su destino
de manera más incondicional
Y la menos  dispuesta a admitir
nada más, salvo que teníamos que odiar,


Asumimos que el propio hombre 
O alguien al que tenía que obedecer
Quería que nos bajáramos
Y camináramos el resto del camino.

2 comentarios:

  1. De las múltiples lagunas que tengo en mi formación académica, la literatura en lengua inglesa ocupa uno de los primeros puestos que yo querría erradicar. Por eso te agradezco que traigas cosas como esta, me ha impresionado mucho. También dejarte un abrazo y un cariño, Vanessa.

    ResponderEliminar
  2. De nada, guapa, es un placer compartir buena literatura. Gracias por tu visita, siempre es una alegría saber de ti. Un beso, cuídate mucho.

    ResponderEliminar

Exprésate, ¡tu opinión es importante! No hay captchas ni moderación.Bienvenido/a.